La casa

M arakasa es una bonita casa de pueblo del siglo XVII, con gruesas paredes de piedra y bóveda catalana. No hace muchos años, estaba delante del mar. Después comenzó el bum turístico i los apartamentos se le pusieron por delante. Hoy ha quedado situada en el centro de Sant Antoni de Calonge, al lado de la plaza de la Iglesia. Por la parte sur, da a la calle Sant Antoni, la principal del pueblo. Por el norte, da un pasaje privado situado en la calle Artur Mundet, frente al número 85, por donde, antiguamente, entraban los carros. Y está será tu entrada, directamente al patio.

 En el patio, un espacio umbrío, fresco y verde, hemos colocado una gran mesa donde se sirve el desayuno en verano. Desde el patio se accede a la habitación de la Tierra i también al piso de arriba, donde se encuentran las otras tres habitaciones, Bosque, Mar y Fuego, alrededor de una terraza: un espacio compartido, con varias mesas, donde sentarse, comentar la jugada, beber y comer algo, y disfrutar del fresco de la noche. También se accede a otro espacio común cubierto, para esos escasos días de lluvia, que cuenta con una pequeña cocina.

La casa tiene una larga historia, que se extiende durante generaciones. Se la conocía por Can Toledo, aunque nadie sabe el origen de ese nombre. Inicialmente fue una casa solariega, donde vivía la familia propietaria, y cuidaba de sus animales y sus campos, seguramente también saldrían a pescar. Con el inicio del bum turístico, en los años 50 y 60 del siglo pasado, se disparó la construcción de apartamentos. El pueblo ganó una nueva primera línea de mar, y la quedó protegida de los temporales.